Desde nuestra Institución nos oponemos a esta medida, ya que el decreto avala que las facturas empiecen a llegar por mail sin un consentimiento previo. Se aviso también que para seguir recibiéndolas en papel hay que solicitarlo a la empresa que brinda el servicio.

Entendemos que esto no debe ser así, mas bien al revés, es decir que sea el usuario el que decida si quiere que las facturas les lleguen por mail o no. En nuestro país tenemos aproximadamente un 18% de personas mayores de 65 años, las cuales la gran mayoría no esta familiarizada con el uso de Internet o el del mail. Como asociación de consumidores entendemos que la decisión de como vienen las boletas debe ser de los consumidores y no de las empresas prestadoras de servicios.

Notamos que con esta medida se vulneran los derechos de la libertad de elección de los consumidores a favor de un ahorro económico por parte de las empresas, justificando esta medida diciendo que es para beneficiar al medioambiente.

De seguir adelante con esta medida veríamos con buenos ojos que las empresas den un reconocimiento económico a las personas que pagan Internet y utilizan sus dispositivos para imprimir su facturación. Insistimos que no queremos que se perjudique a los adultos mayores que aun no están familiarizados con las nuevas tecnologías. Es hora de que se piense mas en la gente y entendamos sus dudas y necesidades.